Abogando por una mayor gobernanza de los datos de salud.

Mientras la Organización Mundial de la Salud reúne a expertos en una cumbre sobre la gobernanza de los datos de salud (30 de junio, 2021), y mientras los dirigentes del sector sanitario consideran la inclusión de las tecnologías digitales en la Asamblea Mundial de la Salud y en el G7, la gobernanza de las tecnologías digitales, los datos y la inteligencia artificial (IA) nunca han recibido el nivel de prioridad y atención que se le ha prestado, en particular a raíz de la pandemia de la COVID-19. Transform Health aprovecha la oportunidad para seguir reflexionando sobre este tema fundamental, abogando por una gobernanza global de los datos de salud de forma más sólida para cerrar la brecha digital e invertir en sistemas de salud habilitados digitalmente, en particular para los más vulnerables, como las mujeres, los niños y los adolescentes. Esto es fundamental para lo que Transform Health se ha propuesto hacer desde el año 2018, cuando los socios fundadores decidieron unirse para abogar y hacer campaña por un marco de gobernanza global de datos de salud que permita un uso significativo y confiable de los datos de salud, al mismo tiempo que salvaguarde la privacidad, la propiedad y la seguridad de los datos.

¿Por qué necesitamos en este momento una transformación digital de los sistemas de salud?

En la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2019, los Jefes de Estado adoptaron la Declaración Política de la ONU sobre la Cobertura Universal de Salud (CUS). La Declaración -que se basa en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, en la Constitución de la Organización Mundial de la Salud y en el derecho a la salud- reitera la meta de la OMS en materia de CUS de ampliar el acceso a los servicios sanitarios esenciales a por lo menos tres mil millones de personas más para el 2030 ’’.  Sin embargo, los gobiernos no están en camino de cumplir sus compromisos en materia de CUS. Si se mantienen las tendencias actuales, hasta cinco mil millones de personas en todo el mundo seguirán sin tener acceso a los servicios sanitarios esenciales en 2030 .

La meta de la Cobertura Universal de Salud requiere hoy en día una transformación digital urgente, equitativa e inclusiva de los sistemas de salud en los países de ingresos bajos y medios. La transformación digital de los sistemas de salud incluye la ampliación del uso de las herramientas tecnológicas existentes, como las historias clínicas electrónicas y los sistemas de información de gestión sanitaria, pero también la innovación, como los nuevos enfoques de telemedicina y la epidemiología digital.

Estas tecnologías digitales dependen fundamentalmente de los datos: personales y no personales, sanitarios y no sanitarios. La gestión de los datos de salud basada en los derechos, de forma fiable y representativa, es crucial para la transformación digital. Cuando se utilizan de forma responsable, las tecnologías digitales de salud y los datos de alta calidad pueden acelerar la equidad sanitaria haciendo que los sistemas de salud sean más fuertes, más eficaces y más sensibles a las necesidades de las poblaciones a las que sirven.

¿Por qué necesitamos una gobernanza eficaz de los datos de salud?

Reforzar la gobernanza de los datos de salud requiere una atención específica y urgente por parte de los responsables políticos para proteger a las personas del uso nefasto o discriminatorio de la información personal y sensible. La gobernanza eficaz de los datos de salud es necesaria para maximizar los enormes beneficios para la salud pública que estos datos pueden generar, protegiendo al mismo tiempo los derechos de las personas.  

Los datos de salud suelen pasar por varias etapas en su ciclo de vida: recopilación, almacenamiento, uso, análisis, difusión y eliminación. La comunidad sanitaria a nivel global carece actualmente de políticas nacionales y comunitarias para gestionar eficazmente los datos durante estas trayectorias. Además, los individuos suelen tener poca o ninguna conciencia de lo que ocurre con sus datos de salud y de quién tiene acceso a ellos.

Por otra parte, no existen puntos de referencia, normas, directrices, reglamentos y políticas globales o nacionales universalmente aceptados para regular eficazmente estas diferentes trayectorias y los variados aspectos de los datos de salud. Éstas son necesarias para evitar el uso indebido de los datos de salud, reducir la falta de uso de los datos y subsanar las deficiencias en torno a los datos que faltan.

Se necesitan principios representativos basados en los derechos humanos y que sean relevantes a nivel regional para una gobernanza de los datos de salud de forma participativa y eficiente.

Los instrumentos de gobernanza a nivel global existentes presentan recomendaciones específicas para la gobernanza digital y de datos a nivel nacional, pero no abordan específicamente los datos de salud . Tampoco captan de manera suficiente la realidad vivida por las comunidades o los proveedores de atención primaria de salud en relación con la adopción y el uso de la tecnología y los datos digitales en diferentes contextos. Tampoco abordan las necesidades de las diferentes partes interesadas y comunidades que participan en la innovación de la salud digital y el uso de los datos de salud. 

Se necesitan principios representativos basados en los derechos humanos y que sean relevantes a nivel regional para una gobernanza de los datos de salud de forma participativa y eficiente. Dichos principios son imprescindibles para construir y fortalecer un marco de gobernanza de datos de salud a nivel global que permitan el uso de tecnologías y datos digitales para el bien público.

¿Qué es realmente factible?

Un marco de gobernanza a nivel global de los datos de salud permitiría el desarrollo y la implementación de una regulación estandarizada y acordada a nivel global para gobernar el vasto espectro de la innovación de la salud digital hoy en día. Una gobernanza de la salud digital eficaz también requiere orientación y conocimientos a nivel regional, nacional y comunitario que aborden las necesidades culturales y contextuales de los ciudadanos y las comunidades.  Los principios unificados a nivel global son un paso hacia ello. 

En respuesta a esto, Transform Health está liderando actualmente el desarrollo de un conjunto de Principios de Gobernanza de Datos de Salud basados en los derechos humanos y representativos a nivel regional como un primer paso en el desarrollo de un conjunto de principios globales, para proporcionar una base sobre la que los gobiernos y las instituciones multilaterales puedan avanzar. Estos principios están diseñados para permitir una gestión equitativa y responsable de los datos de salud, salvaguardando al mismo tiempo la privacidad, la propiedad y la seguridad de los datos.

¿Qué más se necesita?

La formulación de estos principios es solo un primer paso hacia una gobernanza más sólida y estable de los datos a nivel nacional y global. Sin embargo, la existencia de principios por sí sola no resolverá las carencias de la gobernanza de los datos de salud a todos los niveles. Se necesitan estándares normativos y legislación nacional para incorporar estos principios a la legislación nacional y proporcionar a las personas los mismos estándares de protección y, con ello, la confianza para compartir sus datos con fines de bien público.

Los socios de Transform Health celebraron una serie de talleres regionales consultivos que permitieron a las partes interesadas y responsables conceptualizar las prácticas clave de salud digital que deben complementar los Principios. Entre ellas se encuentran la evaluación comparativa significativa, el diseño de intervenciones impactantes, la ampliación sostenible de las intervenciones, la voluntad política y la gestión inclusiva de datos, entre otras. Por lo tanto, los Principios deben reforzarse con más orientaciones técnicas y políticas pertinentes que permitan que la legislación y las políticas de gobernanza de datos inclusivas y equitativas en diferentes contextos globales sean complementarias. 

La elaboración de la legislación y la reglamentación sobre la gobernanza de datos a nivel nacional debe basarse en una colaboración equitativa e inclusiva entre los gobiernos, el sector privado, los institutos de investigación, la sociedad civil y las organizaciones internacionales. Esto garantizará que el proceso de elaboración de dicha legislación sea capaz de responder a las necesidades y preocupaciones de los diferentes sectores de la sociedad. 

Se necesitan urgentemente soluciones de este tipo para hacer frente a los desafíos tecnológicos, éticos, jurídicos y políticos de naturaleza multidimensional. Por ejemplo, los sistemas de captura y almacenamiento de datos (a menudo regulados por los gobiernos y desarrollados por el sector privado) pueden presentar datos fiables (como demuestran las investigaciones), pero también deben garantizar la privacidad y la seguridad de los ciudadanos que aportan sus datos personales (lo que puede promoverse mediante la defensa de la sociedad civil y la orientación de las organizaciones internacionales); esto es especialmente crucial con los datos de salud.

¿Qué significa realmente todo esto?

Existe una necesidad urgente y clara de contar con un marco general de gobernanza de los datos de salud que aborde aspectos prácticos fundamentales relacionados con el intercambio de beneficios y la distribución de la carga. Los principios de gobernanza de los datos de salud antes mencionados representan un avance hacia ese marco. Los principios deberían desarrollarse mediante procesos equitativos e inclusivos, e incluir definiciones claras, aclaraciones y orientaciones sobre el uso y la gestión de los datos de salud.

La forma en que los gobiernos de todo el mundo gestionan los datos de salud nunca ha sido tan crucial como en esta era digital.

La transformación digital en la actual «revolución tecnológica» ha añadido una dimensión adicional a nuestras subjetividades humanas. Ser humano hoy en día también significa ser un conjunto de puntos de datos. La forma en que los gobiernos de todo el mundo gestionan los datos de salud nunca ha sido tan crucial como en esta era digital. Todos tenemos un papel que desempeñar para garantizar que esa gobernanza global de los datos de salud sea inclusiva y participativa.

Anexo 1: Definiciones relevantes

•Datos de salud: Cualquier dato que se refiera a la salud física o mental de una persona, o a la prestación de servicios de salud para la misma. Cualquier dato personal que revele información sobre el estado de salud de un individuo, como el estado de vacunación, las lecturas de la presión arterial y los resultados de los diagnósticos.  

•Datos para la salud: Datos que no describen específicamente el estado de salud de las personas, pero que se utilizan para apoyar las decisiones sanitarias, como los datos demográficos, los datos de telecomunicaciones y los datos meteorológicos. 

•Privacidad de los datos: La protección adecuada de los datos personales de los individuos frente a otros individuos, organizaciones o entidades que no tienen derecho a acceder a ellos. La privacidad también puede englobar la agencia: la capacidad de un ciudadano de tomar sus propias decisiones sobre cómo se gestionan sus datos e información personal. 

•Derechos de los datos: Los derechos de los datos individuales otorgan a las personas los derechos necesarios para estipular cómo se utilizan sus datos.  Más allá de la privacidad de los datos, se considera que los derechos de los datos incluyen aspectos como el derecho de las personas a estar seguras contra la vigilancia irrazonable y el derecho a no ser discriminado injustamente en base a los datos.  

•Principio: Regla o creencia fundamental que rige los comportamientos, las acciones y las políticas.  

•Política (o marco político): Conjunto de principios y objetivos a largo plazo que constituyen la base para la elaboración de normas y directrices y dan una orientación general a la planificación y el desarrollo de una organización.

Referencias

  1. Constitution of the World Health Organization. WHO; 1948. (https://www.who.int/about/who-we-are/constitution#:~:text=The%20Constitution%20was%20adopted%20by,force%20on%207%20April%201948, accessed 5 April 2021)
  2. Universal Health Coverage (UHC). WHO; 2020. https://www.who.int/health-topics/universal-health-coverage#tab=tab_1
  3. Tracking universal health coverage: 2017 Global Monitoring Report. WHO; 2017. (https://www.who.int/healthinfo/universal_health_coverage/report/2017/en/, accessed 15 April 2021)
  4. Low & middle income | Data – World Bank https://data.worldbank.org/country/XO 
  5. Tarkoma S, Alghnam S, Howell MD. Fighting pandemics with digital epidemiology. The Lancet. 2020. 26: 100512, SEPTEMBER 01, 2020. Doi: https://doi.org/10.1016/j.eclinm.2020.100512
  6. Classification of digital health interventions v1. WHO; 2018. (https://www.who.int/reproductivehealth/publications/mhealth/classification-digital-health-interventions/en/, accessed 5 May 2021)
  7. International health regulations. WHO; 2005. (https://www.who.int/health-topics/international-health-regulations#tab=tab_1, accessed 6 May 2021)
  8. General Data Protection Regulation (GDPR) – Official Legal Text. EU; 2018. (https://gdpr-info.eu/, accessed 6 May 2021)
  9. Health Insurance Portability and Accountability Act of 1996 (HIPAA). CDC; 1996. (https://www.cdc.gov/phlp/publications/topic/hipaa.html#:~:text=The%20Health%20Insurance%20Portability%20and,the%20patient’s%20consent%20or%20knowledge, accessed 6 May 2021).

Artículo publicado originalmente en inglés por Transform Health y traducido al español por  Joseline Carías Galeano, Gerente General de  la Red Centroamericana de Informática en Salud (RECAINSA) con la autorización de Transform Health.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.