Como la comunidad con discapacidad en Honduras utiliza herramientas digitales

Por Alejandro Solís

Los estudios sobre cuántas personas discapacitadas viven en Honduras son escasos. Los resultados de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), realizada en septiembre de 2002, mostraron que hay 177,516 personas con discapacidad en el país. Los estudios académicos cuentan una historia diferente. Estiman que el número de personas con discapacidad en Honduras está más cerca de 381,287. Estos informes diferentes impiden que el gobierno, las instituciones y la sociedad civil piensen de manera efectiva en cómo garantizar que los servicios sean accesibles para las personas con discapacidad.

El proyecto Unidos por la Justicia, financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, está trabajando para mejorar el acceso a la justicia para las poblaciones vulnerables, incluidas las personas con discapacidad. Como parte del compromiso de Honduras de modernizar su sistema judicial, Unidos vio la oportunidad de evaluar cómo las personas con discapacidad actualmente acceden a la justicia y cómo podrían usar herramientas digitales para acceder mejor al sistema judicial.

A nivel nacional, los niveles de penetración móvil de Honduras son promedio, con aproximadamente el 50 por ciento de la población con teléfonos móviles. Pero, ¿Cuántos de esos propietarios de teléfonos están discapacitados? Para averiguarlo, el equipo del proyecto y el Centro para la Aceleración Digital de DAI llevaron a cabo un informe de Frontiers Insights para obtener una línea de base de cómo la población discapacitada utiliza actualmente herramientas y servicios digitales en su vida cotidiana. Como parte de este estudio, se entrevistó a una muestra de 310 personas con discapacidad en San Pedro Sula, Tela y La Ceiba.

Personas entrevistadas según tipo de discapacidad.

Más acceso del esperado pero poco conocimiento de la ley

Encontramos eso:

  • El 85 por ciento posee un teléfono móvil, el 72 por ciento de los cuales son teléfonos inteligentes. Esto es alto en comparación con el promedio en Honduras, donde la tasa de penetración móvil es del 52.7 por ciento.
  • De las personas con discapacidad que poseen un teléfono inteligente, el 85 por ciento de ellos posee un Android, el 14 por ciento posee un teléfono básico y el 8 por ciento posee un iPhone (algunos tienen ambos).
  • Las personas con discapacidad auditiva usan teléfonos inteligentes a una tasa más alta (95 por ciento) que otros grupos de personas con discapacidades. Aquellos con impedimentos visuales también tenían una alta tasa de uso de teléfonos inteligentes (82 por ciento), seguidos de discapacitados físicos (78 por ciento), discapacidades psicosociales (73 por ciento), discapacitados intelectuales (67 por ciento) y amputados (65 por ciento).
  • Las personas con discapacidad intelectual son las más propensas a no tener un teléfono móvil (50 por ciento), seguidas por las personas con discapacidades múltiples (12 por ciento).
  • La gran mayoría de los entrevistados no comparten sus teléfonos. Aunque sí encontramos que aquellos con niveles de educación más bajos tienen más probabilidades de compartir sus teléfonos a una tasa más alta que el promedio en todo Honduras.
  • Las aplicaciones que más usan las personas con discapacidad en Honduras son Facebook, WhatsApp y Messenger, así como aplicaciones de soporte para su discapacidad específica.
  • La probabilidad de tener un teléfono móvil disminuye a medida que las personas alcanzan los 50 años en todos los grupos demográficos.

También encontramos algunas ideas importantes sobre cómo la población con discapacidad en Honduras entiende el sistema de justicia:

  • Solo el 35 por ciento de las personas entrevistadas conocen la ley hondureña para personas con discapacidad. La conciencia varió según la discapacidad que tenía la persona. Por ejemplo, las personas con discapacidad intelectual eran las menos conscientes de las leyes que las afectan directamente, mientras que las personas con discapacidad física o visual son más conscientes.
  • Solo el 24 por ciento de las personas entrevistadas cree que el gobierno y el sector privado los respetan. Los que sentían que eran más respetados son las personas con discapacidad auditiva (41 por ciento) o con discapacidad intelectual (44 por ciento).
  • En contraste, las personas con discapacidades físicas (13 por ciento), psicosociales (13 por ciento) y visuales (8 por ciento) percibieron significativamente menos respeto por su discapacidad en todos los sectores.

La Oportunidad

Las tecnologías móviles son ampliamente utilizadas por las personas con discapacidad en Honduras, lo que presenta una oportunidad para aumentar su acceso a los servicios del sistema de justicia. Con esta línea de base de datos, se pueden diseñar mejores intervenciones para satisfacer las necesidades de la comunidad discapacitada.

Este estudio no hubiera sido posible sin el apoyo de Adam Fivenson y todo el equipo técnico y administrativo del proyecto Unidos.

Alejandro Solis, es Especialista de TIC para Latinoamérica en DAI.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el sitio Digital @ DAI y puede ser consultado en el siguiente enlace: https://dai-global-digital.com/How-the-Disability-Community-in-Honduras-Uses-Digital-Tools.html

Traducción al español por Daniel Otzoy de la Red Centroamericana de Informática en Salud.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.